HUNDIDO

ALEJANDRO CORVETTO

HUNDIDO

ALEJANDRO CORVETTO

Mucha gente piensa que el buceo es una actividad que se practica sólo en climas tropicales. Por el contrario, el buceo se realiza tanto en aguas cálidas como frías. Ambas condiciones ofrecen experiencias totalmente distintas e igualmente maravillosas. Sumergirse en aguas tropicales implica temperaturas agradables al cuerpo, que invitan a refrescarse usando trajes livianos. Las aguas frías, si bien al principio pueden parecer incómodas, son buceables con el uso de trajes más gruesos o “trajes secos”, en los que el cuerpo no se moja. Los colores de la vida submarina en aguas tropicales son conocidos: corales brillantes, una variedad de peces que conforma el espectro del arcoíris, aguas azules y turquesas en las que la visibilidad puede alcanzar hasta 40 metros. Por su parte, las aguas frías del mar suelen ofrecer otras gamas, que van desde los verdes y marrones a los amarillos y rojos. Si bien la visibilidad puede ser en algunos casos menor, la abundancia de la vida en los mares de aguas frías no tiene nada que envidiarle a los de aguas tropicales. En el sur argentino es posible encontrarse con cantidades de salmones de mar, turcos o meros, que de tan confiados a veces se acercan notablemente a los buzos. También es posible ver lobos marinos, que juegan con los visitantes como si fueran cachorros de perro. Otras aguas frías son las que se encuentran en los lagos de deshielo; estas son preciosamente cristalinas, aunque la cantidad de vida visible es menor a la del mar. En Argentina, en el Lago Traful, provincia de Neuquén, puede hallarse un entorno fascinante. Durante el terremoto de Valdivia en 1960, la ladera de un cerro se deslizó sobre el lago, sumergiendo un bosque de cipreses. Luego de las últimas erupciones de los volcanes chilenos, una fina capa de ceniza cubrió el fondo del lago, lo que por momentos crea una densa bruma sobre el bosque hundido. Bucear por este laberinto de árboles genera la sensación de estar volando en un lugar completamente ajeno a este mundo. Sean aguas frías o calientes, el mundo submarino nunca deja de sorprenderme. Si me dan a elegir, elijo las dos.

Mostrar más información

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account