¿Necesito un pasaporte sanitario para viajar?

Escrito por Almundo el lunes 5 de abril de 2021

Con la reactivación del turismo internacional, surge la necesidad de certificar la inmunidad de los pasajeros y la idea de un documento universal protagoniza las conversaciones de los líderes del sector.

 

Fecha de última actualización: 15 de marzo de 2021

 

En los últimos meses, al reactivarse paulatinamente el turismo a nivel local, regional y global, muchos países y jurisdicciones comenzaron a exigir la presentación de un test negativo de COVID-19 para habilitar el ingreso de turistas a su territorio (podés consultar acá los requisitos a nivel internacional y chequear acá las condiciones de las provincias argentinas). Pero a medida que la aplicación de la vacuna avanza en el mundo, los certificados de vacunación se vuelven un nuevo requisito o excepción.

 

Cada vez más términos se suman al vocabulario colectivo como resultado de la pandemia y en las últimas semanas fue el turno del “pasaporte sanitario”, “pasaporte de vacunación” o “pase verde”. Lo importante a entender es que todos se tratan de, en definitiva, el certificado de vacunación contra COVID-19 o de un documento que ratifique la inmunidad al virus.

 

Numerosas naciones, organizaciones y empresas turísticas ya se están ocupando de este tema. Por ejemplo, Suecia y Dinamarca aseguraron que en los próximos meses lanzarán sus pasaportes de salud. La Unión Europea presentaró el 19 de marzo el proyecto oficial de su “Pase Verde”, que facilitará la libre circulación de los residentes de los 27 países del bloque dentro de la propia comunidad europea. En Israel, este sistema ya entró en vigencia y no solo para viajar, sino también para acudir a espacios públicos y eventos masivos.

 

 

Vale remarcar que existen antecedentes de este tipo de normativas. No es la primera vez que un turista debe acreditar su inmunización a una enfermedad para poder entrar a determinados territorios. Por ejemplo, los argentinos debemos vacunarnos contra la fiebre amarilla para viajar a numerosos países de Latinoamérica y África. La principal preocupación de aquellos que tienen reparos contra los proyectos de pasaportes sanitarios por COVID-19 es la diferencia entre diferentes países y grupos sociales respecto al acceso igualitario de la vacuna en plena pandemia. 

 

En este contexto, el proyecto más prometedor por su alcance es el de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA por la sigla en inglés), que se trata de un “pase digital de viaje” universal, es decir, con reconocimiento en todo el mundo. Su objetivo es ayudar a los viajeros a gestionar sus trayectos y proporcionar a las aerolíneas y gobiernos la documentación que demuestra la inmunidad del pasajero (como certificado de vacunación o test negativo) de forma centralizada.

 

El principal desafío de este ambicioso proyecto es su materialización en una herramienta digital, única y universal, lo que trae muchos beneficios pero también obstáculos. Sus ventajas son varias: estandarización del formato y soporte del pasaporte, agilización a la hora de presentarlo ante diferentes autoridades con el simple escaneo de un código QR y prevención de fraude de documentos. Del otro lado de la moneda, es una preocupación que sea accesible a toda la población, ya que debería portarse en un smartphone, asegurar la privacidad de los datos personales de los pasajeros y que su funcionamiento no esté bajo el control exclusivo de un gobierno o empresa en particular.

 

¿Y en Argentina? En nuestro país se conversó activamente de este tipo de iniciativas en las últimas semanas, pero a principios de marzo el Ministro de Turismo y Deportes de la Nación, Matías Lammens, aseguró que por lo pronto no sé implementará localmente, ni para ciudadanos argentinos ni para permitir el ingreso de pasajeros ya vacunados. Actualmente, para entrar al país, los turistas extranjeros deben presentar un PCR negativo de hasta 72 horas de antigüedad, tener contratado un seguro que cubra los gastos por contagio de COVID-19 y cumplir una cuarentena.

 

Además, cabe remarcar que, junto con la adquisición de las dosis de vacunas, Argentina se hizo de 20 millones de carnets físicos de vacunación, un documento único e intransferible que recibe cada ciudadano tras ser vacunado y que sirve como documento oficial para demostrar la inmunidad contra el virus ante organismos internacionales.

 

En conclusión, ¿necesitas un pasaporte sanitario para viajar? Todavía no, pero te recomendamos estar atento los próximos meses a los avances de los proyectos locales y regionales al respecto.

Author: Almundo


Compartilo en las redes


Mostrar más información

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account