¿EL MIEDO A PERDER NOS IMPIDE GANAR? MI RESPUESTA LA ENCONTRÉ EN UN PEQUEÑO PUEBLO DE CHUBUT

Hace unos días leí esta pregunta:

¿Qué es más poderoso: el miedo o el deseo? Y la respuesta fue tan clara como reveladora…

Es tan común concentrarnos más en mantener lo que ya tenemos  (miedo) que en conseguir lo que queremos (deseo), que ni siquiera nos cuestionamos la elección … quizás ni siquiera veamos que es una opción entre otras tantas…
Mientras caminaba,  se me vino a la mente el último fin de semana y encontré finalmente la respuesta, MI respuesta por lo menos…


… Llegamos a Puerto Pirámides en la noche del viernes, ya antes de entrar al hotel se escuchaban las ballenas, que en la quietud de una pequeña villa costera parecían cobrar especial misticismo. Siempre es muy lindo ir allí en agosto, es el momento en que se dan cita personajes de todo el mundo en busca de la experiencia de ver de cerca una Ballena Franca Austral, ya que en Pirámides vienen a parir y reproducir por lo que es todo un espectáculo. Caminando o en algún café te podés encontrar con fotógrafos, trotamundos y lugareños dignos de conocer.
El sábado nos tomamos todo el día para salir a correr, Mario –un baqueano experimentado de la zona- nos dio un par de consejos para vivir los mejores senderos así que allá fuimos: recorrimos enormes médanos, pequeños senderos de oveja, bajamos por cañadones hermosos y llegamos a una playa tan grande que no alcanzábamos a ver donde estaba la marea, allí jugamos como niños:

  • corrimos descalzos,
  • meditamos con ballenas de testigo y
  • chapoteamos en el agua helada.

Al volver nos premiamos con una rica cena y al otro día regresamos a Madryn luego de desayunar frente al mar disfrutando el ritmo que imponían las ballenas al chapotear
Hubiese sido mejor guardar plata para comprar el nuevo modelo de iphone y no atrasarme en los modelos? Hubiera convenido comprar dólares para ganarle a la inflación y no perder valor adquisitivo? Y si mejor nos hubiésemos quedado pintando la casa y ordenando el patio?…
Allí estaba mi respuesta:

La potencialidad que encierra arriesgarse, salir de la esfera de comodidad, animarse a ser y hacer lo distinto tiene la gran ventaja de llenarnos de vida, de energía y de conectarnos con la esencia dormida que reside en la exploración.
Y es que de saber lo que trae vivir nuevas experiencias nunca más trataríamos de atesorar objetos, cumplir ciertos estándares o buscar posición social…

VIVIR,

así-en-mayúscula,

solo requiere entregarse a la presencia (y que mayor presencia que VIAJAR)…

 

¿fácil? No… Simple, lo difícil es ser simple.

0 Comentarios

Contesta

Mostrar más información

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account